"Central de riesgos del Banco Central del Uruguay: cuando la transparencia se convierte en estupidez

Por CARLOS BEDUCHAUD
cmbedu@yahoo.com
El Banco Central del Uruguay ha tenido la "brillante" idea de crear la Central de riesgos.

¿Qué es? Una página dentro del sitio web del Banco Central donde digitando la cédula de identidad de una persona, se despliega su nombre completo, en qué bancos tiene deuda en moneda nacional y en moneda extranjera y cómo está calificado por cada banco, por ejemplo "1C", cosa que hace acordar a la época de la dictadura donde los ciudadanos uruguayos éramos clasificados en "A", "B", "C".

Si uno tiene una tarjeta de crédito y ha comprado algo con esa tarjeta, voilà!, aparecerá en ese período como deudor en la moneda que haya comprado. No importa si al cierre de la tarjeta a fin de mes pagará contado la compra, va a aparecer como deudor.

Todo eso no sería para nada grave si se manejara en forma restringida, entre los bancos por ejemplo, pero a los ojos de todo el mundo es una tremenda tontería. ¿Por qué?, porque para averiguar las cédulas de identidad con su dígito verificador no es nada difícil, alcanza con saber la fórmula matemática que se le tiene que aplicar a cada dígito de la cédula para saber el dígito verificador.

Veamos qué puede pasar.

1) Se hace un programa informático que calcule el dígito verificador de cada cédula, comenzando por la 1 y terminando por la cédula que se quiera.

2) Con la base de datos de las cédulas así creadas se hace un segundo programa informático que haga una conexión entre la base de datos y la página web de la central de riesgos (hay que resolver solamente cómo leer la imagen con letras que hay que digitar)

3) A medida que la página va devolviendo datos reales se van capturando los nombres y apellidos de cada cédula de identidad y se van grabando en la base de datos

4) Se crea una segunda tabla con argumentos de búsqueda con los apellidos de las personas que se quiere encontrar y se buscan dichas personas en la primer tabla, grabando una tercer tabla con los que tienen información en la central de riesgos.

5) Se vuelve a la página de la central de riesgos y uno a uno se va viendo si deben o no deben, cuánto gastan por mes, etc, etc. Eso da una idea bastante aproximada de su poderío económico, algo ideal para los ladrones o secuestradores, que sabrán a ciencia cierta a quién les conviene robar (o secuestrar...) y a quién no.

6) Si no quieren secuestrar o robar directamente, es perfecto para fabricar cédulas de identidad falsas y con ellas sacar créditos. El número de cédula existe y el nombre y apellido de la persona existe y concuerda con la cédula de identidad, por lo cual, ¿por qué sospechar?. Ni que decir si a su vez la persona está en la guía telefónica, en tal caso tenemos: nombre real, cédula de identidad real, domicilio real.

7) Por último (en un primer análisis) no se olviden que esto está a los ojos de TODO el mundo (en forma literal). Pensemos inocentemente por un momento que todos los uruguayos somos buenos y honrados. Pero toda la población mundial no es así. Los hackers que andan por el mundo, husmeando en todos los sitios que pueden con programas robot que lo hacen en forma automática, cuando descubran esto (si no lo descubrieron ya) nos van a hacer un hijo macho (disculpen el criollo).

¿Van captando?
Como ven, la transparencia se ha convertido en una estupidez. Como dicen Les Luthiers: el que piensa pierde!!"

Si llegó hasta aquí leyendo, le agradezco su tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada